Skip to content

Como el clima afecta su salud

Probablemente todos hemos escuchado consejos maternales en algún momento que nos recuerdan que debemos abrigarnos cuando hace frío para que no nos «resfriemos», o escuchamos al abuelo predecir con precisión una tormenta cuando su cadera comienza a doler. ¿O qué tal cuando escuchamos de un caso de tristeza por el clima invernal? Incluso en el mundo occidental reconocemos una relación con la naturaleza en términos de condiciones ambientales. Los cambios de temperatura, luz solar, presión barométrica y humedad juegan un papel en esta relación. 

Cuando se trata del clima y nuestra salud, muchos en el oeste automáticamente piensan en cómo los cambios de estación y el clima extremo pueden agravar los síntomas del asma y las alergias, pero las preocupaciones de salud relacionadas con el clima van mucho más allá de las alergias estacionales y el asma. Los cambios en la presión barométrica pueden afectar las articulaciones (como la cadera del abuelo) y causar dolores de cabeza. 

Los dolores de cabeza también pueden ser causados ​​por el calor y la deshidratación, así que los aventureros de verano deben tener cuidado (¡traigan mucha agua!). La alta humedad también puede intensificar el calor, ya que limita nuestra capacidad de refrescarnos a través del sudor, lo que puede provocar hipertermia y golpe de calor.  

El clima frío puede tensar los músculos y causar dolor en el cuerpo. También contrae los vasos sanguíneos, lo que provoca un aumento de la presión arterial y un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Si bien la presión arterial tiende a ser más alta en el invierno, cualquier temperatura extrema, caliente o fría, puede afectar la función cardíaca. 

La luz del sol es otro aspecto del clima que tiene mucha influencia sobre nuestra salud. El trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés) a menudo se asocia con los meses de otoño e invierno más fríos y oscuros. La luz solar reducida altera nuestros niveles de melatonina y serotonina, dejándonos potencialmente con alteraciones en el sueño y el estado de ánimo. 

Los textos médicos chinos antiguos describen una relación similar entre los humanos y su entorno, aunque la redacción y la comprensión de la naturaleza de las condiciones ambientales difieren ligeramente. 

En la MTC existen 5 “climas” principales o influencias ambientales relacionadas con nuestra salud.

Estos son: FRÍO, CALOR, VIENTO, 

HUMEDAD, SEQUEDAD (el calor del verano, asociado con el final del verano, en realidad se considera un sexto clima)

Estas posibles causas de enfermedad descritas en la medicina china suenan como patrones climáticos ambientales que afectan el cuerpo pero estos mismos pueden penetrar el cuerpo y afectar el clima interno. También podemos ser más propensos a su influencia en función de nuestra constitución y estilo de vida (e incluso podemos manifestar estos ‘climas’ internamente sin exposición externa). 

Cualquier extremo con estas diversas condiciones puede permitir la entrada de patógenos, si nuestra energía y las defensas del cuerpo están débiles, y nos dejan vulnerables a infecciones, como resfriados o gripes. 

También pueden profundizar en el cuerpo para afectar directamente los órganos, causando enfermedades más sistémicas en los sistemas respiratorio, digestivo, urinario, reproductivo, nervioso, musculoesquelético y en la piel. 

El viento se entiende como el mayor causante de problemas, ya que a menudo se combina con otras influencias para causar estragos en el cuerpo. Puede afectar las articulaciones, provocar erupciones en la piel o causar mareos, entre otros problemas. El frío puede apagar el fuego digestivo; combine eso con una invasión húmeda y puede experimentar hinchazón y/o náuseas. El calor y la sequedad, por otro lado, pueden dañar la sangre y los fluidos del cuerpo causando síntomas como fiebre, inquietud, orina escasa y dolorosa, cabello quebradizo y sed excesiva.

La medicina china adopta un enfoque más preventivo para estos problemas al abordar los desequilibrios antes de que se manifiesten como síntomas más graves. También se enfoca en fortalecer las defensas del cuerpo, así como la capacidad del cuerpo para manejar las transiciones con estabilidad. Sabiendo que nuestros cuerpos estarán continuamente expuestos al desafío de los cambios climáticos estacionales y las posibles condiciones climáticas extremas, podemos prepararnos y prevenir sus posibles efectos negativos.

This article was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink. Follow comments with the RSS feed for this post. Both comments and trackbacks are closed.